24.5.15

Soñar…

hasta que el día anuncie con su vértigo de soledades que la taciturna noche arremetió salivando embrujos en los cristales de centenares de estrellas que cómplices encarcelan el secreto de algún rostro que se transfiguró en indomable latido en el torrente de alguna irradiación. Soñar… ¡y qué importa! si la noche siempre ha sido cómplice de la fatiga de una seducción, por eso duelen tantos besos robados a instancias que jamás amanecieron dulce en el roce de los labios jugando al amor.
~~~ ღ @ AriaDna ღ~~~